¿Qué diferencia hay entre el tinto de verano y la sangría? 

Diseno
4 min

Tabla de contenidos

En el vasto universo de bebidas refrescantes que definen el espíritu del verano, dos exponentes de la cultura española destacan por su popularidad y tradición: la sangría y tinto de verano. Aunque a menudo se encuentran en las mismas mesas y celebraciones, entre ellas hay diferencia clave entre tinto de verano y sangría que reflejan su singularidad.  

Si quieres despejar cualquier duda sobre estas bebidas, acompáñanos en esta nueva entrada porque te desvelaremos la diferencia entre tinto de verano y sangría. Daremos un paseo posicionando en la cultura del vino español y proporcionando a los aficionados y curiosos una guía clara de sus características distintivas de estas refrescantes bebidas. 

Diferencia entre tinto de verano y sangría: Origen y composición

Tinto de verano

Literalmente traducido como «vino tinto de verano», esta bebida se caracteriza por su sencillez y frescura. Se prepara mezclando vino tinto con un refresco de limón o gaseosa, servido habitualmente con hielo y, a veces, adornado con una rodaja de limón.  

En cuanto a su origen se dice que nació de en la Venta de Vargas (Córdoba), y que fue creado por el propietario del local Antonio Vargas del Moral, por ello el nombre. Dado que buscaban ofrecer a sus clientes una alternativa más refrescante y menos alcohólica que el vino tinto puro durante los meses de calor. 

Poco a poco comenzaron a servirla en otros locales y de ahí varió el nombre a tinto de verano. 

Sangría

La sangría, por otro lado, es una bebida más compleja y con una rica historia. Se elabora a partir de vino tinto, frutas picadas (como naranja, limón, manzana y/o melocotón), un endulzante (como azúcar o miel), un toque de licor fuerte (comúnmente brandy o ron) y, en algunas recetas, se añade agua con gas o refresco de limón.  

Aunque su origen es difuso, pero se reconoce como una evolución de las tradiciones vinícolas españolas mezcladas con las frutas disponibles en el territorio. Entre las teorías de sus orígenes se dice que se remonta al siglo XIX, donde los campesinos españoles mezclaban el excedente de vino con las frutas que estaban ya por tirarse.  

También existe otra teoría que indica que nació en las Antillas (cuando eran colonias de Reino Unido), en el siglo XVIII el padre Esteban Torres dio a conocer que la bebida fue un “líquido inventado por los ingleses”. 

Derivado de estas teorías lo que se concluye es que esta bebida se popularizo en la península ibérica en los años 1850.  

Diferencia entre tinto de verano y sangría: Sabor y experiencia

Aparte de sus orígenes, la diferencia entre tinto de verano y sangría radica en que, mientras el tinto de verano ofrece una experiencia refrescante y directa, con el vino tinto y la nota cítrica del refresco de limón o la gaseosa como protagonistas. Es una bebida de preparación rápida, ideal para disfrutar en cualquier momento del día durante el verano. 

La sangría, en cambio, invita a una degustación más compleja. Las frutas maceradas en el vino aportan una profundidad de sabor y aroma, mientras que el licor añadido introduce una riqueza alcohólica y dulzura que la convierten en una bebida para saborear lentamente. 

Contexto cultural y social de la sangría y tinto de verano

Otro dato interesante sobre la diferencia entre tinto de verano y sangría es que el término «sangría» está reservado exclusivamente para bebidas que provienen de España y Portugal. Esto significa que la sangría está sujeta a regulaciones específicas, diferenciándose del tinto de verano, el cual admite una mayor flexibilidad en su preparación, incluyendo la posibilidad de ser elaborado con vino blanco. ¿Lo sabías? 

Por otro lado, el tinto de verano se asocia con la simplicidad y la vida cotidiana, siendo una elección popular en bares y terrazas para combatir el calor, y la sangría se presenta como una bebida más festiva y elaborada, común en reuniones familiares, fiestas y eventos especiales. Ambas, sin embargo, son emblemas de la hospitalidad y la alegría españolas. 

Conclusiones

Como pudimos ver la diferencia entre tinto de verano y sangría es que, aunque a comparten el vino tinto como ingrediente principal, se distinguen claramente en su preparación y sabor. Ya sea que optes por la simplicidad refrescante del tinto de verano o por la complejidad aromática de la sangría, ambos ofrecen un viaje refrescante y lleno de sabores únicos. Y , ¿cuál eliges? 

Compra botellas, tómatelas donde quieras y cuando quieras.

Queremos conocer tu opinión

COMENTARIOS

{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.singularReviewCountLabel }}
{{ reviewsTotal }}{{ options.labels.pluralReviewCountLabel }}
{{ options.labels.newReviewButton }}
{{ userData.canReview.message }}